Categorías
fotografia

La Mesa de San Pedro

Hay un lugar donde solo los más intrépidos pueden llegar. Muchos lo han intentado y se han quedado por el camino. Es la Mesa de San Pedro. Tamadaba parece mirarnos burlón, desafiante mientras departimos sentados en esa mesa.

mesa de san pedro

Categorías
Ocio Senderismo Gran Canaria

Desmontando tópicos, la Gran Canaria de sol y playa (parte 1)

Supongo que todo el mundo relaciona la isla en la que vivo, Gran Canaria, con el sol y con la playa. No se asusten, no voy a decirles que no tenemos ni sol ni playa.

maspalomas

Tenemos uno de los climas más agradables de Europa, para algo estamos en África 🙂 tuvimos que matar un montón de guanches para poder construir hoteles y centros comerciales al ladito de las playas, nuestros sudores nos costó. El que no tenga algun antepasado que no se haya cargado un guanche que tire la primera chácara.

Desde este blog respetamos y amamos la historia, pero nos reimos de la gente que con rollos de independentismo, pleito insular y nacionalismo se ponen de pejigueras. Gente que se cree heredera del legado guanche (de ahí la broma del párrafo anterior) y que lo único que promueven son actitudes xenófobas.

canteras

Dejando a un lado las tonturas y volviendo al tópico, en Gran Canaria hay mucho más que sol y playa. Es una isla rica en barrancos y riscos, ideal para ir de caminata y sentir la fuerza de las montañas en nuestras piernas.

Aquí un video que grabé el otro día, en el barranco de la mina (San Mateo).

httpv://www.youtube.com/watch?v=xFdjuzyoq90

PD: Disculpen el arranque antinacionalista…

Categorías
Deporte Épico Relatos Senderismo Gran Canaria

La leyenda de los cuatro Titanes de Taidia

Cuenta la leyenda, que en una isla surgida del mar entre lenguas de fuego y lava, existió una vez un paraje al que los lugareños daban en llamar Santa Lucía. En aquel lugar se hallaba una zona especialmente escarpada, llena de montañas, acantilados y valles con juguetonas e imposibles formas, oradadas tras milenios por el viento y el agua. Al bello pueblo que nació en la falda de aquellos gigantes de roca, se le llamó Taidía.

Se dice, que cuatro titanes acudieron un día a la llamada de la aventura. Armados de pundonor, pan del camino y embutidos del spar, emprendieron una lucha colosal contra las montañas, la gravedad y hasta el mismísimo sol.

pano_stlcia_4x9_bn

Los más ancianos del lugar aun recuerdan como prepararon la odisea. Junto al templo de Taidía, miraron hacia las cimas envueltas en nubes y exclamaron «¡¿PA QUEEE VAMOS A SUBIR AHIII?!» sin duda, ese era el grito de guerra de los cuatro titanes y así se encargaron los escribas de Taidía de plasmarlo en losas de piedra, de las cuales extraigo hoy este relato.

Papiros encontrados recientemente, cuentan que los cuatro titanes portaban mapas y dispositivos capaces de determinar la altitud a la que se encontraban, habían avanzado bastante bajo el justiciero sol cuando se encontraron justo bajo una mole inmensa de roca. El dispositivo que medía la altitud fué tajante, había que elevarse unos 700 metros más, casi trepando, aquella montaña.

pano_stlcia_2x6

A medida que las energías se consumían durante la ascensión, la conversación de los intrépidos titanes iba disminuyendo. Sus cuerpos se iban resintiendo y solo tenían una esperanza, la esperanza color verde que aguardaba a los que consiguieran derrotar a las montañas. Fué en el último tramo de dicha subida cuando, procurando quizás apurar el vigor que aun quedaba en sus corazones, lanzaron al unísono su grito de guerra ¡¿PEROOOO PA QUEEEEEEE?! poco más faltó para coronar la hostil cordillera.

pano_stlcia_9x7

Los cuatro titanes, demostrando que el afán de superación es la energía más poderosa del mundo, consiguieron vencer a las montañas. Como premio, se prepararon extrañas viandas que portaban en sus mochilas. Cuenta la leyenda que junto al pan del camino que llevaban, mezclaron chorizo de teror, queso, salchichón y pechuga de pavo… sí, todo junto. Científicos del CERN han determinado, hoy en día, que con las calorías que contenían los citados bocadillos se podía derretir Hoth.

Emprendieron el camino de vuelta, victoriosos, y mientras las montañas se sentían vencidas por aquellos cuatro titanes, resonaba entre cada desfiladero el grito de guerra de los valerosos caminantes… ¡¿PAAA QUEEEEE?!

La respuesta era clara y sencilla, para poder disfrutar de la verde esperanza, la así llamada «heinecken de 33cl». Espléndido y fresco nectar solo digno de los dioses.

img_4656

Fotos: Manuel Marichal

Categorías
Deporte Épico Ocio RutasCanarias Senderismo Gran Canaria

Barranco de Coruña (Tenteniguada) Senderismo por Gran Canaria

Este sábado, tres valientes recorrieron una ruta que rodeaba el bello barranco de Coruña, en Tenteniguada. Histórico paraje del municipio Gran Canario de Valsequillo.

Los senderos eran desconocidos y los habitantes de la zona no ofrecían demasiada información sobre las mejores rutas y caminos a seguir. La intuición, la mejor brújula cuando alguien busca aventuras, les hizo mirar a la cima de una de las montañas. Una roca en equilibrio imposible parecía llamarles desde las alturas… los más viejos la señalaban con dedos temblorosos mientras susurraban el nombre que escucharon, siendo niños, de boca de sus abuelos… El Roque de la Vela.

tenteniguada-roque-vela

Con pasos recios emprendieron el camino, decididos a coronar el caprichoso roque, tocar con sus manos un vestigio del pasado volcánico de la vieja isla de Gran Canaria. Sentir la adrenalina generada al saberse encaramados en una montaña de piedra con 200 metros de caída vertical.

Andaron, exploraron antiguas sendas que tiempo atrás quedaron olvidadas, nunca sabremos si de manera intencionada… el hecho es que la abundante vegetación, la gran cantidad de insectos que flotaban en el aromático aire, esa vida que parecía flotar… observaba su llegada con cautela. Observaba esos pasos que horadaban de nuevo los ancestrales caminos.

No pasó mucho tiempo, cuando encontraron un pozo abandonado, restos de una agricultura tiempo atrás olvidada en aquellas tierras de Tenteniguada. A los caminantes les estremeció observar cómo se apoderaba la naturaleza, voraz, de los viejos muros del pozo. Y cómo las herramientas abandonadas quizás a la prisa, sucumbián ante la poderosa fuerza del tiempo.

tornillos-oxido

Reanudaron la marcha, ya empezaban a pensar que nunca lograrían su objetivo… que nunca tocarían con sus manos el milenario Roque de la Vela… Justo en ese momento, uno de ellos exclamó…

«¡Por aquí parece haber un camino!»

Continuará…

Categorías
Épico Relatos

El relato de los caminantes que coronaron Tamadaba

Esta es una petición oficial a Ari, el autor del blog Antes del fin del mundo para que continúe con el relato que empezó en un comentario en este blog, en concreto en el post de renombrar muchos ficheros en linux.

Les pongo un estracto del los comentarios de ese artículo, entre los que está el gran comentario de Ari:

  1. by acatos, on Septiembre 18 2008 @

     Vaaale, admito que no conseguimos llegar hasta Tamadaba, pero hacía mucho calor. Fué un mérito coronar La Era.

    Eso sí, he escrito “en la subida desde San Pedro hasta Tamadaba.”, lo cual es cierto.

  2. by Ari, on Septiembre 18 2008 @

     Llegaron con el sol del mediodia, en uno de esos dias que sientes que el diablo te roza las plantas de los pies al caminar descalzo por la calle. Yo todavia era muy joven, y los recuerdo altos como gigantes.

    -Queremos llegar al pinar.- Dijeron. Y aun recuerdo que los mas ancianos del lugar los tomaron por locos, y que las muchachas intentaban convencerlos para que no fueran.

    -No llegaran mas alla del arroyo.- Sentencio el viejo Pitt.

    ………
    ………
    ………

    Y al final volvieron. Caminando de espaldas, como era tradicion en las extrañas tierras de las que procedian los viajeros.

Aridany por dios!! tienes que continuar ese relato. Te proporcionaré todas las fotos necesarias para ambientar la gran aventura de esos tres caminantes xDD