Categorías
fotografia la Tierra

Foresta actuando con ingenio

Buenas! Este sábado hemos ido como voluntarios de la Fundación Foresta, de la cual ya les he hablado, al municipio de Ingenio (en el sureste de Gran Canaria). La labor de reforestación se ha realizado en colaboración con la consejería de medio ambiente del ayuntamiento de Ingenio. Además, al tratarse de una finca privada, tambien hay que agradecérselo al propietario del suelo.

foresta-ingenio-florido

En total, plantamos 200 acebuches, un árbol de tipo termófilo (que soportan temperaturas muy altas) y que es un endémismo de Canarias. Aquí tienen una foto de un acebuche ya adulto. Esperemos que en unos años, los que plantamos estén así.

el-acebuche-del-jardin-cas

Como siempre, la compañía del resto de voluntarios y de los monitores de Foresta, de lo más divertida e instructiva. Ya vamos cogiendo entrenamiento y plantamos bastante rápido. En el siguiente video se puede ver a un servidor haciendo una poceta para que el retoño de árbol aproveche la mayor cantidad de agua posible.

Ya sé que no tengo muy buena postura ni maña, pero no está mal para un informático :p la primera vez que fuí, pensé que para plantar un árbol bastaba con hacer $arbol->Plantar();

Una tarea muy importante de la reforestación es regar los árboles plantados. Para ello el ayuntamiento de Ingenio nos proporcionó una cuba de agua que hacía 9000 litros, tuvimos de sobra para llenar los baldes (cubos) de agua… 200 árboles a 4 cubos por árbol… 800 baldes de agua. Un trabajo duro pero agradecido 🙂

acebuche-foresta

Ya saben, si quieren conocer el monte canario y a la vez ayudar a reforestar la isla… no duden en apuntarse como voluntarios. Entre árbol y árbol tambien se puede aprovechar para tratar de hacer fotos artísticas en medio de la naturaleza.

margarita-el-florido-ingenio

Categorías
la Tierra

Foresta: De voluntariado en San Mateo

Ya les hable de FORESTA, una fundación que lucha por la reforestación de la isla en la que vivo, Gran Canaria. El sábado fuí a una jornada de reforestación en el municipio de San Mateo, si quieren apuntarse como voluntarios en foresta solo tienen que acudir a este enlace y en la próxima jornada de reforestación nos veremos por allí 🙂

Salimos del parque San Telmo a las 9 menos algo y a las 10 ya nos estaban esperando los sachos y el monte, junto a una amenazante niebla que se disipó rápidamente, seguramente el buen humor de la gente de correos que formaba la mayoría del grupo ayudó a que se levantara la niebla.

Había un perrito muy juguetón que nos hizo la jornada más divertida aun, eso si, en la hora del picnic no se veía a nadie con intención de compartir el bocata con el perro. Se ve que lo de usar el sacho despierta el apetito.

Plantamos Brezales y otras especies, según nos comentaron los monitores de foresta, pasarán 5 años hasta que los árboles tengan el tamaño de una persona y aproximadamente el 95% de los árboles plantados saldrán adelante. Uno de los monitores nos aconsejó que le hicieramos unas «orejas de conejo» a los árboles plantados. Esto es, teniendo en cuenta que estabamos reforestando un monte que estaba en pendiente, hacer dos surcos para que cuando llueva y el agua corra, el retoño de árbol aproveche la mayor cantidad posible.

Después de tomar el bocadillo, nos fuimos a hacer una pequeña pateada y los monitores nos explicaron algunas cosas sobre el estado de los montes de la isla y la vegetación. Uno de los voluntarios preguntó por la vegetación que se veía a lo largo de todo el monte. Me gustó mucho la respuesta del monitor.

Esto son retamas, dijo, mal llamadas «malezas», en la naturaleza no hay nada que sea «maleza». Cuando hay un incendio, las retamas son lo primero en crecer y a su sombra y abrigo vuelven a crecer los árboles. Así que son, por así decirlo, «bienezas».

Otro de los monitores nos habló de lo difícil que es conseguir suelo en el que plantar, debido a que casi todo el suelo de la isla es privado.

Así que es importante que la gente se conciencie, desde unos voluntarios como nosotros, a los propietarios de los montes. Que una vez que seamos una masa suficientemente grande, la clase política apostará por ello. Esperemos que la crisis ayude a recomenzar con buena letra. Tanto en la economía como en el medio ambiente y el desarrollo sostenible.

Categorías
la Tierra

Foresta, reforestando Gran Canaria

Ya les he hablado de Gaia y de lo importante que es mantener la biodiversidad. De vez en cuando hay que mancharse las manos con la tierra, la pachamama, y ayudar a los árboles a crecer.

El sábado me invitaron a una jornada de reforestación de una zona de Gran Canaria conocida como la Finca de Osorio. Una finca pública de las medianías de la isla, en la que hace 400 años se encontraba un frondoso bosque de laurisilva conocido como La selva de Doramas.

El evento era organizado por la Fundación Foresta y Emalsa. Foresta es una empresa que organiza este tipo de repoblaciones (si les dejan). Digo esto porque solo el 15% de la superficie de esta isla es público, la administración no siempre pone fácil la burocracia para poder plantar árboles. En el 85% restante, que está en manos privadas, imagínense. Es una tarea casi imposible realizar los trámites para que cuadrillas de voluntarios se dediquen a reforestar nuestros esquilmados montes.

Ni que decir tiene que ir al campo a respirar aire puro, coger un sacho (azada) y mancharse de tierra, mientras plantamos los árboles que darán sombra a nuestros hijos, es algo que revitaliza. Además, cualquier edad es buena para una actividad así: Niños, adultos, octogenarios, informáticos… todo el mundo es útil. Les voy a explicar los sencillos pasos para plantar un arbolito:

1. Cójase un sacho. La gente de Foresta (www.fundacionforesta.org), tiene a unos monitores muy simpáticos y diligentes que se ve que disfrutan con su trabajo. No dudaron en responder a todas las dudas que servidor tenía y nos dieron una buena charla. Lo tienen todo preparado y como ven, por falta de sachos (azadas) no era.

2. Cávese un hoyo. Mientras intentaba, con mis manitas de informático, asirme a los aperos de labranza cual experimentado agricultor. Un amigo comentó lo que pensaría un verdadero hombre de campo al vernos cavar… El «jeito» que nos faltaba, lo suplíamos con ímpetu y un algoritmo «divide y vencerás».

3. Cójase un retoño de árbol. A nuestra disposición había cuatro o cinco especies que plantar. Es importante que cada tipo de árbol germine en la zona adecuada. Los consejos de los monitores de foresta eran fundamentales en este aspecto.

4. Entiérrese y protéjase el pequeño gran árbol. Una vez enterrado, hay que proteger el proyecto de árbol con una malla de plástico. Evitando así que el viento o los conejos acaben con su verde y fotosintético futuro.

5. Regar abundantemente. En este punto hay que ponerse serios, nosotros regamos a base de cubos los árboles que plantamos (más de 300 segun los monitores de foresta). Pero necesitan más agua que la que les dimos de beber el sábado. Parece ser que la administración pública ha prometido que se encargará de regar los árboles que se planten este año. Esperemos que cumplan con su promesa y que el clima sea benévolo.

Sé que este blog lo leen todos los días todos los alcaldes de los ayuntamientos de Gran Canaria, el presidente del Cabildo y un japonés que vive en Osaka y piensa que el blog trata solo de Ubuntu.

Señores políticos, pónganse las pilas, o la venganza de Gaia empezará por ustedes.

Señor japonés de Osaka, en este blog a veces hablamos de otras cosas, como de la biciambiental.

Gracias por leer todo esto. Se admite dejar comentarios para quejarse por lo largo del post, pero la ocasión lo merecía. Agradecer una vez más a los monitores por las explicaciones y la instructiva charla que se nos dió sobre las causas de la destrucción de nuestros bosques.

Lo dicho, gracias a la Fundación Foresta y a Emalsa por este tipo de iniciativas.