Categorías
la Tierra Relatos

El Templo de la Vida (1)

Descarga gratis el nuevo juego de android
Piedra, Papel o Tijera

La antigüedad, el imponente paso del tiempo, era algo que se sentía en el ambiente. La naturaleza, en aquel lugar, era prácticamente un solo ser, casi un ente. Algo vivo que oprimía el corazón. Puede que la definición más acertada para aquel lugar fuera la de Templo de la Vida.

El Sol, ardía violentamente más alla de la protección de la bóveda verde, gotitas de luz resbalaban juguetonas entre las altas copas de los ancestrales árboles. Unas impactaban directamente contra la suavidad del suelo, lleno de flores, arbustos y hojas caidas. Otras iluminaban por un segundo alguno de los pequeños insectos que revoloteaban a media altura, resaltando la vida que flotaba en el aire. Una ligera bruma de humedad lo envolvía todo, lo abrigaba y amparaba. Los rayos de luz construían caprichosas formas sobre la bruma, haciéndola parecer una bella cortina de seda.

El sonido que emitían los animales contribuía en la composición de aquella eterna sinfonía, el piar de los pajarillos que revoloteaban de una rama a otra, arropados por los ancianos árboles que les daban protección y alimento. Algun pequeño roedor correteaba con una agilidad endiablada entre las magníficas copas de los nobles gigantes de madera, y los insectos a los que ya me he referido contribuían a dar la sensación de que la vida se encontraba en cada palmo de suelo, en cada porción de aire.

El pequeño riachuelo que surcaba el bosque, no solo le aportaba más belleza, si tal cosa era posible. El agua que traía saciaba la sed de los alegres animales y hacía que el suelo del bosque, aquella alfombra viva, fuera mucho más fértil. Su sonido, por otro lado, sosegaba el alma de todos los seres vivos que en aquel verde ecosistema se encontraban.

Nadie sabe por qué razón, que motivación había, ni cómo fué posible que ocurriera algo así. El hecho es que ese día, en ese bosque, la historia cambió para siempre.

Empezó con un lamento, el más triste y sobrecogedor lamento que era posible emitir. Provenía del árbol más antiguo, aquel que ocupaba el centro del Templo de la Vida. Era un llamamiento que nunca antes había sido realizado, pero de alguna manera, todos los seres vivos que habitaban el bosque sabían que había llegado el día… (Continuará).

Descarga gratis el nuevo juego de android de preguntas y respuestas
Party Game

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.