Categorías
Épico Relatos

Capítulo 3 – ¡A por la Luz!

… «¡A por la Luz!» fueron las palabras que gritó el general al concluir su discurso de ánimo, justo antes de lanzarse en mortal estampida contra el enemigo.

Cuatro horas de odio y fuego habían pasado ya… y solo quedaba paz. La paz que se consigue en un campo de batalla con la siempre fría y dolorosa presencia de la muerte.

Era díficil contabilizar las bajas, complicado no aflijirse por tamaña ofensa a la vida. Era tarea casi imposible determinar quién había salido victorioso de semejante baño de sangre… Si tiene sentido hablar de victoria cuando la pérdida es tal, que no puedes imaginar nada peor, o quizás si.

– Mi general, hemos ganado, a costa de muchos nobles guerreros, las posiciones al otro lado del rio. El ejército enemigo está casi fulminado.

– Como el nuestro entonces, mandad socorrer a los heridos, asegurad las posiciones… No ejecuteis a los prisioneros, no quiero que haya más muerte bajo éste sol.

En ese momento, un miliciano que no tenía heridas de consideración, se acercó a prisa al general. Muy nervioso y exhausto.

– !Mi señor! !Mi señor! Estaba buscando supervivientes en el río, y encontré algo… Encontré un cuerpo…

– Habla de una vez, no tengo todo el día.

– …seguidme mi señor… es importante que lo veais con vuestros ojos…

A por la luz

Categorías
Épico Relatos

Capítulo 2 – Al otro lado

… Al otro lado, solo existía una palabra, deseo. Deseo de avanzar, deseo de saltar todos los obstáculos que se pusieran por delante. Deseo imperioso de abrirse camino como un animal. Deseo desquiciado de quien sabe que o corre hacia delante, o se desvanece como humo en el viento.

Miró fijamente aquella figura, que de manera casi mágica, divina, se dibujaba coloreada por el cálido sol matutino. Era su objetivo, era la razón de su existencia. Era el sentido, la causa de que sus armas hubieran sido fraguadas en los fuegos de los más poderosos hornos.

Se lanzó decidido, a por la figura que llenaba su mente como el agua llena la del sediento. Decidido a alcanzar el otro lado, saltó, se zambulló en un rio helado por el rocío matinal. Nadó sintiendo que agujas afiladas se le clavaban en la piel… y al mismo tiempo, nunca había sentido más calor.

Consiguió alcanzar el otro lado, hincó una rodilla en el suelo enfangado de la ribera del rio. Al levantar la cabeza, se dió cuenta de que estaba perdido, la figura que lo había impulsado a lanzarse en esa carrera trepidante, estaba de pie mirándolo. Se miraron a los ojos. Y los dos comprendieron que toda defensa sería inútil ante aquellas armas… Ella, era la mujer más endiabladamente bonita que a él nunca se le hubiera ocurrido imaginar…

Al otro lado

Categorías
Épico Relatos

Capítulo 1 – Al salir el sol

Al salir el sol empiezan a sonar los tambores. El frío, refresca los pulmones de los hombres al tomar la primera bocanada de aire del día… quizás, una de las últimas.

Comienzan a formar ordenadamente miles de almas, las cuales, puede que abarroten las puertas del Averno en unas horas. Cuatro inmensas columnas de disciplinadas tropas, cubren la campiña coloreada de suave naranja debido a la luz del sol recién nacido.

Los guerreros, expectantes, aguardan la arenga de su general…

Al salir el sol